Viernes, 14 de Febrero de 2014 10:07

San Valentin

.

EL DÍA DE LOS ENAMORADOS

 

Hoy se celebra el día de los enamorados y un nuevo aniversario de la matanza de San Valentín ocurrida en Chicago en 1929. Los dos eventos son perjudiciales para la salud, pero al menos en el segundo se sufre menos

 

El ser humano pasa la vida entera corriendo detrás del amor, a veces literalmente. Cuando lo atrapa, cosa que generalmente sucede por poco tiempo, dado que el amor es un bicho tan escurridizo como caprichoso, apela a cualquier método para mantenerlo, generalmente sin éxito.

 

Afirmo esto con absoluta propiedad, ya que si hay algo que deben agradecerme más de media docena de mujeres, es que les haya ayudado a descubrir que en realidad querían estar solas. Ese estar solas suele ser por un tiempo, pero todos sabemos que cuando a un amor se le da tiempo, desaparece porque seguramente ya había desaparecido antes.

 

Para evitar que el amor desaparezca, los amantes buscan símbolos externos que los unan, a veces los menos apropiados. Graban su nombre en la corteza de los árboles, se regalan anillos, se presentan a sus familias, e imponen todo tipo de compromisos sociales y físicos que en cierto modo presionan para que el amor no se les pase.

 

Uno de los métodos de moda en los últimos tiempos es poner un candado en determinados espacios públicos, suponiendo que eso hará que la otra persona no se vaya con el primero que pase, o incluso sea incapaz de irse aunque no pase nadie.

 

En Montevideo los amantes cierran sus candados alrededor de una fuente instalada por un conocido bar y restaurante. En el resto del mundo se utilizan monumentos un poco más glamorosos, e incluso históricos. El puente Milvio, en Roma, fue uno de los primeros en ser invadido por amantes y candados. Luego siguieron varios en París y en el resto del mundo.

 

Los amantes cierran sus candados en alguna parte del puente, y luego arrojan las llaves al río que pasa debajo para que nadie las encuentre y los separe. Así cualquiera. Cualquiera es capaz de amar a alguien toda la vida si las llaves que lo impiden son inaccesibles. Lo bueno es tener las llaves al alcance de la mano y no usarlas, esa es la diferencia entre el amor y la obligación.

Publicado en Artículos de Interés
Link Consultores Empresariales | Montevideo - Uruguay                      Copyright © 2010 Todos los derechos reservados